lunes, agosto 02, 2010

INTERNADOS. ERVIN GOFFMAN

INTERNADOS


INTRODUCCIÓN
Institución total: lugar de residencia y trabajo, donde un gran numero de individuos en igual situación, aislados de la sociedad por un periodo de tiempo apreciable, comparten en su encierro una rutina diaria, administrada formalmente. Ej: cárceles, hospitales psiquiátricos. Goffman se va a centrar en el mundo del interno, y querra exponer una versión sociológica de la estructura del yo.


SOBRE LAS CARACTERÍSTICAS DE LAS INSTITUCIONES TOTALES
Acá Goffman examina en general la vida social en estos establecimientos, basado sobre todo en donde el individuo no ingresa voluntariamente: hospital psiquiátrico y cárcel.
Introducción
1
Establecimientos sociales (instituciones, en el sentido corriente de la palabra): sitios donde se desarrolla regularmente determinada actividad. Algunos de ellos son accesibles a cualquier individuo (estación de tren), otros son más exigentes (laboratorios). En algunos hay un número reducido de miembros fijos q prestan servicio y una afluencia continua q lo reciben (oficina), otros comprenden un conjunto estable de participantes (casas).

2
Toda institución absorbe parte del tiempo e interés de sus miembros, o sea, tiene tendencias absorbentes. Pero en algunas esta característica es mucho mayor. La tendencia absorbente o totalizadora en ellas esta simbolizada por los obstáculos q se oponen a la interacción social con el exterior y al éxodo de los miembros, y suelen adquirir forma material (puertas cerradas, muros altos, alambres de púas, ríos).. son Instituciones totales.. y se clasifican en:
 Instituciones erigidas para cuidado de personas incapaces e inofensivas (ancianos, huérfanos)
 Instituciones erigidas para el cuidado de personas incapaces y q constituyen una amenaza involuntaria (hospitales de enfermos infecciosos, psiquiátricos)
 Instituciones erigidas para proteger a la comunidad contra quienes son intencionalmente un peligro para ella (cárceles, campos de concentración)
 Instituciones erigidas para el mejor cumplimiento de una tarea laboral (barcos, cuarteles, mansiones señoriales –desde el punto de vista de la servidumbre-)
 Instituciones erigidas como refugios del mundo, con frecuencia sirven para la formación de religiosos (abadías, monasterios)

3
Un ordenamiento social básico en la sociedad moderna es q el individuo tiene q dormir, jugar y trabajar en distintos lugares, con diferentes coparticipantes, bajo autoridades diferentes, y sin un plan racional amplio. La característica general de las instituciones totales es la ruptura de las barreras q separan de ordinario estos tres ámbitos de la vida. Primero, todos los aspectos de la vida se desarrollan en el mismo lugar y bajo la misma autoridad única. Segundo, cada etapa de la actividad diaria del miembro se lleva a cabo en la compañía inmediata de un gran numero de otros, a quienes se da el mismo trato y de quienes se requiere q hagan juntos las mismas cosas. Tercero, todas las etapas de las actividades diarias están estrictamente programadas, o sea q una actividad conduce en un momento prefijado a la siguiente, y toda la secuencia de actividades se impone desde arriba, mediante un sistema de normas explicitas, y un cuerpo de funcionarios. Finalmente, las diversas actividades obligatorias se integran en un solo plan racional.
Individualmente, estas características no son privativas de las instituciones totales, amas de casa pueden concentrar sus grandes campos de actividad dentro de un area determinada, pero nadie las gobierna. El hecho clave de las instituciones totales consiste en el manejo de muchas necesidades humanas mediante organización burocratica de conglomerados humanos, indivisibles.
En las instituciones totales hay una escisión básica entre “internos”, gran grupo manejado, y “personal supervisor”. Los internos viven dentro de la institución y tienen limitados contactos con el mundo; el personal cumple una jornada de ocho horas, y esta socialmente integrado con el mundo exterior, tiende a sentirse superior y justo. Los internos a sentirse inferiores y débiles, censurables y culpables. La distancia social entre estos dos esta a menudo prescripta. Una de las funciones de la “guardia” es controlar la comunicación efectiva entre los internos y el nivel superior. También se restringe el paso de información. Esto da al personal una base solida para erigir su dominio y guardar distancias. La movilidad social entre estos 2 estratos es restringida. Todas las restricciones ayudan a mantener los estereotipos antagonicos.
El edificio y el nombre de la institución, para los ojos del personal y también de los internos, llegan a identificarse asi como pertenecientes al personal y no a ellos.
Se van formando dos mundos social y culturalmente distintos, con escasa penetración mutua. Hay problemas concernientes al trabajo y a la flia..
_Incompatibilidad entre las instit totales y el trabajo remunerado en la sociedad: el individuo q internalizo un ritmo de trabajo afuera, tiende a desmoralizarse por el sistema de trabajo de la institución total, ya q aca tienen su dia programado, y sus necesidades planificadas, la autoridad no cesa después del trabajo, y cualquier incentivo propuesto para el trabajo carece de la significación estructural q tiene en el exterior. A veces se les da un pago minimo, ceremonial, como racion de comida, o tabaco para q permanezcan en sus puestos, otras veces no son recompensas sino amenazas de castigo físico.
_Incompatibilidad con la familia: el contraste es la cuadrilla. La fuerza de la institución total depende en parte de la supresión de todo un circulo de familias reales o potenciales, las cuales proporcionan una garantía estructural de resistencia permanente contra las instit totales. La institución total es un hibrido social, en parte comunidad residencial, en parte organización formal. (esta es una incompatibilidad con dos formas de organización social, instit y flia).


• El mundo interno
I.
Los internos llegan con una cultura de presentación derivada de un “mundo habitual”, un estilo de vida y una rutina de actividades q formaba un marco de referencia y permitia mecanismos defensivos al yo, para evitar conflictos, descreditos y fracasos.
Las instit totales no reemplazan la cultura propia por algo ya formado, ni producen aculturación ni asimilación. Es algo aun mas restringido. Si algún cambio cultural ocurre derivara de la eliminación de ciertas oportunidades de comportamiento y la impotencia de mantenerse al día con los cambios sociales. Puede ocurrir una “desculturacion”, un “desentrenamiento”.
Estar “adentro” o “encerrado” no significa nada si no depende del significado especial q tenga para el “salir” o “quedar libre”. En este sentido las instit totales crean y sostienen un tipo particular de tensión entre el mundo habitual y el institucional, y usan esta tensión como palanca para el manejo de los hombres.
II.
Apenas entra se le despoja de las disposiciones sociales de su medio habitual q hacen posible una concepción de si mismo. Y comienzan para el una serie de depresiones, degradaciones, humillaciones y profanaciones del yo. La mortificación del yo es sistemática, pero no intencionada. Se inician ciertas desviaciones en la carrera moral, carrera compuesta por los cambios progresivos que ocurren en las creencias q tiene sobre si mismo y sobre los otros significativos.
La barrera que las instit totales levantan entre el interno y el exterior marcan la primera mutilación del yo.
El ingreso rompe con la programación del rol, hay un despojo del rol. El proceso mismo de admisión acarrea otras perdidas y mortificaciones (incluyen historia social del individuo, controlar peso, bañarlo, cortarle el pelo). Este proceso puede considerarse como parte de la “bienvenida” en la q además le ponen nombres “gusano”, “basura”. Además el proceso es una despedida y un comienzo. La despedida implica el desposeimiento de toda propiedad, la mas significativa es el propio nombre. Los registros y confiscaciones refuerzan el desposeimiento.
Una vez q se despoja deben hacerse reemplazos, pero estos son entregas comunes, impersonales, distribuidas uniformemente. El ajuar de la instit consiste en prendas viejas.
Después del ingreso la imagen del yo que presenta es atacada de otra forma. Como hacer besar los pies, obligar a dar respuestas humillantes, decir “señor”, en fin el enfermo tiene q participar en una actividad de la q derivan consecuencias simbolicas incompatibles con su concepción del yo.
Una forma de mortificación del yo ulterior, se manifiesta ya en el ingreso, bajo la forma de exposición contaminadora. Se traspasa el linde q el individuo trazo entre su ser y el medio ambiente. Se viola la intimidad de si mismo. La celdas con barrotes cumplen óptimamente ese exhibicionismo. Una forma de contaminación física se refleja en las toallas manchadas, ropas antes usadas.
Cuando el agente de contaminación es otro hombre, se produce una contaminación suplementaria, por el contacto interpersonal forzado y su consecuente relación social forzada. El modelo de esta es la violación. Además el mezclar a todos los grupos, edades razas diferentes exponen al enfermo a una contaminación por contacto con compañeros indeseables.
Otro tipo de exhibición contaminadora introduce a un extraño en la relación intima de un individuo con sus otros significativos, como leer correspondencia.
Pero la exhibición puede ocurrir en formas mas drásticas, como ser testigo de un atropello físico a alguien con el q se esta vinculado y no hacer nada (verla terapica de shock).
Todo esto comporta una terrible visualización de la autoridad omnipotente bajo la cual vive.

III.
Una fuente de mortificación menos directa es la ruptura de la relación habitual del actor con sus actos. La primera ruptura es el “looping”: un estimulo origina una reacción defensiva en el enfermo, y toma esta reacción como objetivo en su próximo ataque. El enfermo comprueba q su reacción defensiva falla en la nueva situación, no puede defenderse ya como de costumbre, poniendo distancia entre la situación mortificante y su yo.(reacciones expresivas de autoprotección el personal puede tomarlas como insolencias y reprimirlas punitivamente). Una mina decía “sabia q bastaba una señal de rebelión para provocar por segunda vez la humillación”.
Además en las instituciones se juntan las diferentes esferas de la vida, y la conducta de un interno en un campo de la actividad es echada en cara en otro contexto.
Ahora bien, hay un sector de la actividad en la q la autoridad no interviene, y es cuando uno se toma unos minutos en terminar algo y después comer. Pero en las instit totales el personal puede someter a reglamentos y juicios, segmentos minúsculos de la línea de acción de una persona. Desbarata asi la economía de acción de una persona, q es obligada a perdir permiso o elementos para actividades menores. Esta obligación impone al individuo un rol de sometimiento e invalidez antinatural y deja la línea de acción del enfermo expuesta a intormision del personal. Dos aspectos de esta tendencia a la multiplicación de reglas:
1. Estas reglas suelen conectarse con la obligación de realixar la actividad al unisono. Regimentación.
2. Estas reglas difusas se dan en un sistema jerarquico. Cualquier miembro del personal tiene ciertos derechos para disciplinar a cualquier interno, lo q aumenta las probabilidades de sanción.
Con estas dos, el interno vive atormentado por la ansiedad crónica de quebrantar reglas y sufrir la consecuencia inevitable.

IV.
Procesos de mortificación… 3 lineas…
 La primera… Las instit sociales desbaratan o violan los actos q en la sociedad civil cumplen la función de demostrar al actor q tiene cierto dominio sobre su mundo (autodeterminación, autonomía, libertad).La perdida de comodidades materiales puede acarrear perdida de autodeterminación, la represión de la autonomía ya resulta de estar encerrado, o con camisa de fuerza.
 la segunda… atañe a la fundamentacion lógica con q intentan justificar las agresiones del yo. Se clasifican en tres grupos diferentes:
---instit religiosas: los reclusos y la superioridad procuran consumar activamente las disminuciones del yo. Automortificacion.
---Campos de concentrac´ y cárceles: algunas mortificaciones se admiten por su poder mortificante, pero aca el interno ya no acepta ni facilita la destrucción de su propio yo.
---Instit restantes: se justifican con criterios como higiene, responsabilidad por la vida (alimentación forzada), capacidad de combate (apariencia personal en militares).
En las tres, esas argumentaciones suelen ser simples racionalizaciones q tienen su origen en los esfuerzos por manejar diariamente un grupo grande de personas en un espacio reducido y con poco gasto de recursos.
 Tercera.. la relación entre este marco de referencia, de interaccion simbolica y el modo de referencia psicofisiologico convencional centrado en la “tensión”.
El individuo y los otros deben “interpretar” los ordenamientos sociales, para encontrar la imagen del yo propio q ellos implican. La mortificación del yo implica una aguda tensión psíquica en el individuo. Pero a veces esta tensión puede producirse por otras causas como falta de sueño, mala alimentación. También un alto grado de ansiedad o privación de cosas pueden exagerar el efecto psicológico de la violación de los limites del yo, aunque estos factores no tengan nada q ver con la mortificación q vimos.
Entonces, la tensión y las agresiones contra el yo pueden estar ligadas empíricamente, pero son de dos marcos de referencia distintos.

V.
El sistema de privilegios…
Este, le proporciona al interno un amplio marco de referencia para la reorganizacon personal, la reconstrucción del yo. Dicho sistema tiene 3 elementos básicos:
• Las “normas de la casa”. Prescripciones y proscripciones.
• “Recompensas y privilegios”, un pequeño numero de ellos a cambio de la obediencia al personal. (por ej, dejan q elija como quiere su café). Estos parecen tener efecto reintegrador, reanudando las relaciones q mantenía con el mundo perdido y atenuando síntomas de la exclusión de este. La edificación de un mundo en torno a estos privilegios minimos es el rasgo mas importante de la cultura del recluso.
• Los “castigos”, consecuencia del quebrantamiento de regla. Consisten en la supresión temporaria o permanente de privilegios, o privación del derecho a su conquista.
Características del sistema…
Los privilegios y los castigos son modos de organización inherentes a las instit totales. En ellas los privilegios no son “los privilegios”, solo son ausencia de privaciones.
La libertad futura se elabora dentro de este sistema. Ciertos actos pueden ser el medio para acortar la duración de la estadia.
Relacionado con este sistema, se elabora una “jerga institucional” q sirve a los internos. El personal conoce esta jerga y la usa para con ellos. Y junto a esta jerga los internos se inician en el conocimiento de la estratificación interna y jurisdicciones.
Los “lios” tienen una función social. Evitan la rigidez q sobrevendría si las promociones por antigüedad fueran la única manera posible de movilidad dentro del sistema. Además la perdida del status pone en contacto a los mas viejos con los nuevos y asegura el flujo de info sobre el sistema y la población.
Asimismo hay un sistema de “ajustes secundarios”, practicas q sin desafiar directamente al personal permiten obtener satisfacciones prohibidas o bien licitas pero por medios prohibidos. (acomodo)
Otros factores q apuntan a la reconstrucción del yo son:
El alivio de las responsabilidades económicas y sociales.
Los procesos de confraternidad q llevan a personas socialmente distantes a prestarse ayuda y cultivar habitos comunes de resistencia contra el sistema q les impone intimidad forzosa, igualitaria comunidad de destino, etc. El nuevo descubre asi, q su compañeros son seres humanos comunes. Los delitos dejan de ser medios efectivos para juzgar. La tendencia a compartir el sentimiento común de ser victima de la injusticia del mundo y el rencor consiguiente marcan una importante evolución en la carrera moral.
El sistema social del interno lo induce a una vida q le permite evitar los desvastadores efectos psíquicos de la introyeccion, e impedir q el repudio social se convierta en autorrepudio. Permite q el interno repudie a quienes lo repudian y no a si mismo. Un ajuste secundario q refleja la confraternidad es la indisciplina colectiva.
El personal siente q la solidaridad entre grupos de internos puede servir de base para la actividad concertada q prohíben los reglamentos, y entonces procura impedir la formación de grupos primarios. (camarillas, grupos administrativos, etc)

VI.
A veces, las compulsiones q llevan a los enfermos a tener simpatía y comunicación con los demás no llevan a una elevada moral y solidaridad de grupo. Hay casos en q el intenro no puede confiar en sus compañeros y se produce” anomia”.
Las diferencias individuales determinaran distintas posibilidades de adaptación. El interno usara diferentes modos personales de adaptación en las distintas etapas de su carrera moral.
Tácticas q representan conductas coherentes a seguir: (cada una representa una forma de “controlar” la tensión existente entre el mundo habitual y el institucional).
 Regresión situacional: el interno se abstiene de toda participación activa en la vida de relación. En psiquiátricos se llama regresión.
 Línea intransigente: el interno se enfrenta con la instit y se niega a cooperar con el personal. El rechazo sostenido requiere de una posicion firme de su organización formal. Entonces se eleva su moral individual.
 Colonización: el interno se construye una vida relativamente placentera y estable, con el máximo de satisfacciones q pueda conseguirse. La experiencia del mundo exterior es punto de referencia para demostrar lo deseable q es la vida adentro, la tensión habitual entre ambos mundos esta reducida.
 Conversión: el interno parece asumir la visión q el personal tiene de el y se empeña en desempeñar el rol de perfecto pupilo. (mientras q el colonizador construye para si algo parecido a la comunidad libre, éste es mas disciplinado)
Juego astuto: supone una combinación oportunista entre ajustes secundarios, conversión, colonización y lealtad al grupo, y tiende a dar al interno el máximo de posibilidades para salir airoso. El interno apoya la resistencia de sus compañeros y es dócil frente al personal, y aunque aprende a cortar lazos con el exterior para dar realidad cultural a su mundo interior no lo hace hasta una colonización.

VII.
Temas principales en la cultura del interno…
* Egoísmo. La situación de inferioridad establecida al inicio por los despojos crea una depresión personal, y como respuesta se elabora una historia q justifica la abyección del estado actual. El interno llega a hablar y a ocuparse asi mas de su yo que lo q se ocupaba antes y cae en un exceso de compasión por si mismo. El personal desacredita esas historias y los internos tienden a ser discretos.
* Sentimiento de que “todo el tiempo pasado allí es tiempo perdido”. Sienten q es tiempo robado a su propia vida hasta q se convencen de q han sido desterrado de la vida por toda la duración de la condena. Las condiciones de vida de las instit no batan para explicar este sentimiento de esterilidad absoluta. Hay q atribuirlo a las desconexiones sociales causadas por el ingreso y a la impotencia para adquirir beneficios posteriormente transferibles a la vida. (los manicomios ofrecen la posibilidad de q piensen q ese tiempo lo usaron para su propia curación)
Esto explica el alto valor concedido a las “actividades de distracción”, desprovistas de carácter serio. Ademas ayudan al individuo a soportar la tensión psicológica provocada por las agresiones del yo. Las hay colectivas (bailes, clases de arte), individuales (ver tele, leer), patrocinadas por el personal, o como ajustes secundarios (homosexualidad).
La insuficiencia de estas actividades se debe a los efectos de privación.

VIII.
Cuando se lo da de alta…
La ansiedad que siente adopta un interrogante: “¿podre yo arreglármelas solo afuera?
La perspectiva resulta posiblemente desmoralizadora, esta puede ser la razon de que muchos piensen en la posibilidad de volver, y es la razon de q muchos vuelvan.
Poco después de su liberación el ex-interno se olvida en gran parte de cómo era y como se sentía la vida en la institución. Lo q si conserva es el “Status proactivo”, su posición social dentro de los muros era diferente de la q ocupaba afuera, y además, su posición social en el mundo exterior, cuando salga, nunca volverá a ser la misma.
Cuando el status proactivo es desfavorable (cárceles), puede hablarse de un “estigma” y los ex-internos harán todo lo posible por ocultar su pasado y superarlo.
Para explicar la ansiedad, hay diferentes factores…
 Desculturacion: la perdida o incapacidad para adquirir los habitos q se requieren en la sociedad general. Es el factor mas importante.
 Estigmatización: tiene q aceptar su status proactivo inferior en su condición de interno. Al volver al mundo encuentra una fría acogida.
También pareciera q la liberación llega justo cuando el interno aprendió a manejar los hilos en su mundo de adentro. Asi, es posible q la liberación se le presente como el traslado desde el nivel mas alto de un pequeño mundo, al nivel mas bajo de un mundo enorme. Además tal vez no pueda salir de la instit para volver a la comunidad libre sin llevar trabada su libertad con ciertas limitaciones ( ej.: libertad bajo palabra).



• El mundo personal
I.
Las instit totales parecen funcionar como depósitos de internos, aunque uno de sus objetivos formales es la reforma de ellos. Esta contradicción entre lo q “hace” y lo q el personal “debe decir que hace” constituye el contexto básico donde se desarrolla la actividad diaria del personal.
Circunstancias típicas de este mundo laboral… (trabajo con personas)
o El trabajo del personal, y por consiguiente su mundo, se refiere única y exclusivamente a seres humanos. El personal también tiene q trabajar, después de todo, sobre objetos y productos, pero estos son seres humanos. Como material sobre el q se trabaja, la gente presenta las mismas características de los objetos.
Según los principios morales, las personas son fines en si mismas. De esto se infiere q en el manejo del material humano, hay q atenerse a ciertas normas, técnicamente innecesarias “normas de humanidad”.
o La necesidad de tener en cuenta los status y relaciones de los internos en el mundo exterior. Los derechos negados a ellos se transfieren a un pariente, o director del hospital (representante legal). En cuestión de normas y derechos el personal tiene q cumplirlas, y los vigilan sus superiores y organismos sociales. El gran numero de internos y la multiplicidad de aspectos eb q hay q considerarlos como fines en si mismos, enfrentan al personal con algunas de las disyuntivas clásicas q deben encarar en cuanto gobiernan a los hombres.
La obligación de mantener ciertas normas de humanidad plantea problemas en si misma, pero además de esto otro problema es el conflicto entre las normas humanitarias y la eficiencia institucional. Los efectos personales pueden entorpecer el funcionamiento normal de la instit , por eso el despojo. También cuando el interno puede hacer visitas afuera, si se manda alguna la responsabilidad es de la instit. Otra diferencia q tiene el trabajar con personas es q ase puede impartir instrucciones a los objetos (amenaza, recompensa) y esperar de ellos (confianza, persuasión).
o La posibilidad de constituirse en objetos de simpatía y cariño del personal, por mucho q haya intentado mantener la distancia.
Dos hechos:
1. El personal tiene q encuadrar dentro de normas humanitarias el trato con los internos.
2. Puede llegar a concebirlos como criaturas razonables y responsables, susceptibles de ser objeto de interés emocional.
Como resultado hay dificultades.. si el enfermo se hace daño a el mismo, el personal para contrarrestar esto quizás se comporte de manera autoritaria y agria, aunque solo busque impedir q se hagan daño. En esas ocasiones es difícil q el personal pueda mantener el dominio de sus emociones.

II.
El personal debe enfrentar la hostilidad y protestas de los internos, y para ello argumentan las perspectivas racionales auspiciadas por la institución.
Además tiene una identificación automática del interno (el que esta en un psiquiátrico debe ser insano), esto esta en el centro de un medio básico de control social. Control q debe mantenerse sin considerar el bienestar. Deseos o pedidos, son vistos como evidencia del desorden mental. En el contacto cara a cara de los internos con el personal, cada encuentro se presenta a menudo en forma de acosos, de pedidos por parte del enfermo, y estos se ven obligados a controlar a los internos y a defender a la institución en nombre de sus fines declarados. El problema del personal aca es encontrar una culpa adecuada al castigo. Por lo demás, los privilegios y castigos q distribuye se enuncian en un estilo q expresa los objetivos legitimados de la instit. La perspectiva institucional se aplica también a los actos q no están sometidos explicita ni habitualmente a la disciplina. “mojar la cama” es visto como “maldad” y “suciedad”. Otra de las funciones del personal es lograr que los internos se autoconduzcan de un modo manejable y, para ese fin, tanto en el comportamiento deseable como indeseable deben definirse como surgidos de la voluntad y el carácter personal de cada interno .No obstante cada perspectiva institucional contiene una moralidad personal, y en cada institución total podemos ver, el desarrollo de algo análogo a una versión funcionalista de la vida moral.
Pero todas las instituciones sustentan una teoría humana. Esta teoría racionaliza la actividad, proporciona un medio sutil para el mantenimiento de la distancia social con los internos, y una imagen estereotipada de ellos, y justifica el trato q se les da. Abarca las buenas y malas posibilidades de comportamiento del internado, las formas q presenta la indisciplina, el valor instructivo de los privilegios y castigos, y la diferencia esencial entre personal e internos. Si se logra que el interno demuestre una defensa extrema al personal, resultará manejable en lo sucesivo, porque al someterse a estas exigencias iniciales, su resistencia queda de algún modo quebrantada. Por otra parte el personal tendrá formado una concepción de su propia naturaleza.

• Las ceremonias institucionales
Además de vinculaciones personales ilícitas entre personal e internos, también hay otro tipo de contacto irregular: los internos pueden estar obligados a prestar beneficios personales al personal, como lavarle la ropa, pintarle la casa, etc, en tales circunstancias cuesta mantener la separación de roles, ya que esto no esta previsto por la institución.
Ahora bien, además de estas formas accidentales de cruzar la frontera, toda institución parece desarrollar una serie de prácticas institucionalizadas a través de las cuales personal e internos se acercan lo suficiente para que un grupo obtenga una imagen favorable del otro, prácticas que expresan unidad, solidaridad e interés conjunto, antes que diferencias entre ambos niveles. Hay formas entre las cuales tenemos:
•Redacción e impresión de boletines semanales, noticias, que expresan un interés simpático de la institución por la vida de sus miembros y ofrecen una versión idealizada de las relaciones, en tales casos el personal se presta a que adquieren un ligero control sobre el y a las criticas que puedan pasar la censura. Aunque no parece bueno que los internos hayan aprendido el lenguaje oficial de la institución porque se amenaza la distancia entre ambos grupos.
•Un tipo de ceremonia diferente es el de fiestas anuales, en ella personal e internos se mezclan participando en formas de sociabilidad convencionales como comidas y bailes.
•Otra ceremonia se refiere a la función teatral donde hasta puede haber elencos mixtos, donde hay imitaciones burlescas de personal aunque hay inspecciones para que la libertad no exceda ciertos limites ya que las interpretaciones se pasan de lo que el personal considera tolerable en Gral. Tales representaciones del teatro de la institución ante un público de extraños sin duda ofrece a los dos grupos un fondo contraste para sentir su unidad.
•Otros tipos de ceremonias cumplen la misma función, se va difundiendo la costumbre de celebrar el DIA de casa abierta en que puede invitarse al publico a recorrer instituciones, en estas oportunidades las relaciones de personal e internos suelen verse cordiales e idealizadas, lo mismo que la institución en si, protegiéndose así de futuras demandas.



La exhibición llevará además forzosamente implícitas ciertas realidades importantes, que son significativas, así el mural pintado por internos, no prueba que se desarrollan actividades artísticas sino que a uno le fue dado acometer la obra.
Otras ceremonias como deportes ínter murales cumplen con singular evidencia otras funciones que permanecen latentes en las ant ceremonias, un desempeño eficiente sobrepasa el estereotipo del interno por cuanto lo dota de habilidad, inteligencia, y hasta de honor, y a cambio de la posibilidad de Mostrar eso, los internos comunican ciertas cosas de la institución como ser que el personal no es despótico, y además alentando a su equipo internos y personal prueban una mutua y similar adhesión a la entidad institucional
Algunos comentarios finales: las ceremonias tienden a presentarse con una periodicidad espaciada y suscitar cierto revuelo. Todos los grupos del establecimiento se asocian a ellas, pero se les da el lugar que corresponde, se puede ver además que una sociedad peligrosamente dividida puede a través de estas ceremonias mantenerse unida.
Empero un análisis funcionalista no es del todo convincente, muchas veces es conveniente preguntarse si estos relevos de rol crean solidaridad realmente, dado que los miembros del personal suelen rezongar entre si a las ceremonias impuestas. Una institución necesita ceremonias colectivas porque es algo mas que una organización formal, pero estas son forzadas e insípidas porque es algo menos que una comunidad.
Sea como sea las ceremonias muestran al modificar temporariamente los roles que la diferencia de carácter entre ambos grupos no es inevitable e inalterable (comentario similar ya hizo goffman de la relación de estigmatizados y normales en ciertas prácticas) Además la ceremonia que invierte el drama social ordinario nos recuerdo lo soslayado de la dramaturgia, pero carece de consistencia en la realidad, donde la intransigencia, el hostigamiento y las complicaciones desbordan los límites entre personal e internos sugiriendo que la realidad social de las instituciones totales es precaria, una de las proezas de las instituciones totales es exhibir y sostener una diferencia entre dos categorías construidas de personas, diferencias en carácter social y carácter moral, y diferencias en las percepciones respectivas del yo y del otro.
No está del todo claro que problemas resuelven las ceremonias, por el contrario, si se ve a cuales apuntan.







• Salvedades y conclusiones
Un estudio mas hondo exigiría la diferenciación de roles q hay dentro de cada uno de los dos grupos.. Hay dos aspectos a remarcar aquí, ambos relacionados con la dinámica del nivel inferior de personal: estos son los empleados a largo plazo a diferencia de los internos y personal superior que se renueva mas seguido, este grupo además es el encargado de exponer a los internos las exigencias de la institución ganándose así su odio y desviándolo del personal superior. Un segundo aspecto se refiere a las pautas de deferencia, en la sociedad civil los ritos de saludos incluyen un componente básico de espontaneidad, pero en las Inst. totales parece especifica la adopción de ciertas formas específicas de cortesia, la cortesia esta asentada sobre una base formal y obligatoria.
La división en dos grupos puede encubrir además hechos importantes como que en algunos establecimientos el hombre mas alto del nivel inf. tiene mas poder que el mas bajo del status inmediatamente superior, y existen establecimientos que además obligan a compartir ciertas privaciones colectivas.
Respecto a las personas que ingresan por primera vez en el centro, lo pueden hacer bajo diferentes estados de ánimo Hay personas ingresan a las Inst. en diferentes condiciones: los que llegan voluntariamente (en instit religiosas) y los que ingresan involuntariamente (en cárceles). Por tanto de estas diferentes circunstancias se esperan diferentes tipos de internos.
A esta variable de modo de reclutamiento se le incluye otra, relativa al grado en el que el personal tenderá a provocar un cambio autorregulador en el interno. A este cambio regulador se le incluye la tendencia a cambiar los nombres a los que ingresan, desde ese mismo momento para simbolizar mejor la ruptura con el pasado, y la entrega a la vida de establecimiento.
Otra dimensión variable es la permeabilidad de las instituciones o sea el grado en que las normas del mundo exterior y del mundo interior se han influido reciprocamente, y han llegado por tal medio a minimizar las diferencias.
Ahora bien, en los procesos de admisión se ven los aspectos impermeables de la instit, porque los procesos de despojo cortan de raíz y suprimen las distinciones sociales exteriores y se puede crear una orientación hacia su propio esquema, adviértase que tratar a todos por igual puede ser un consuelo como una privación para los internos.
Además la permeabilidad puede tener consecuencias variables para sus operaciones, así se ve la posición precaria del nivel mas bajo de personal que puede tener los mismos orígenes que los internos, y al compartir su cultura puede ser intermediario, canal de comunicación, pero esto le costara a su vez mantener la distancia.
Pero la impermeabilidad tendrá sus límites y deberá aceptar ciertas distinciones sociales aunque mas no sea para despachar asuntos que tenga con la sociedad y hacerse tolerar por ella, así es que los encargados de trabajos mas duros en psiquiátricos son negros en su mayoría.


La carrera moral del paciente mental

carrera : trayectoria social recorrida por una persona en el curso de su vida. Una de sus ventajas es la ambivalencia: por un lado se relaciona con asuntos subjetivos como la imagen del yo, por otro se refiere a una posición formal, a relaciones jurídicas, a un estilo de vida. Nos preocupan los aspectos morales de la carrera, es decir, la secuencia regular de cambios que la carrera introduce en el yo de una persona, y en el sistema de imágenes con que se juzga a sí misma y a las demás.
Por otro lado, la categoría de paciente mental, debe entenderse desde un punto de vista sociológico. En esta perspectiva la concepción psiquiátrica de una persona solo cobra significación en cuanto altera su destino social, y en nuestra sociedad esa alteración parece significativa solo cuando la persona es sometida a un proceso de hospitalización.

• Etapa pre-paciente: periodo previo a su internación
Encontramos en él un intento de luchar contra lo que es esencialmente un fracaso como ser humano, la impotencia de ser algo que valga la pena ser, y por ende se merezca su propio respeto. Apareada a esta se encuentra otro aspecto, el esfuerzo de ocultar a los otros lo que considera las nuevas verdades fundamentales acerca de si mismo y el intento de ver si los otros también lo han percibido. Esto provoca ansiedad y angustia en el paciente.
Para la persona que se cree mentalmente desequilibrada, el ingreso a un hospital psiquiátrico resulta a veces un alivio. En otros casos la hospitalización puede empeorar la situación. Así pues, su primer contacto con la institución adopta una de las formas siguientes: algunos se internan porque la familia le ha suplicado que lo haga, o ha amenazado romper los vínculos de parentesco, otros llegan bajo escolta policial, otros porque los llevan engañados.
La carrera del pre- paciente puede considerarse como un proceso de expropiación: cuando se inicia esta primera etapa, es poseedor de derechos y de relaciones, cuando termina y da comienzo a su estancia en el hospital, los ha perdido casi todos. Los aspectos morales de esta carrera parten entonces de una experiencia de abandono, deslealtad y resentimiento, aunque para los demás sea obvio q necesita tratamiento y el a poco de estar en el hospital lo reconozca.
Al deslindar las transgresiones que pudieron servir de fundamento para la hospitalización, de las que verdaderamente la fundamentaron, se encuentran las “contingencias de carrera”.
Mientras se desarrolla el proceso q culminara en la hospitalización el pre-paciente puede participar como tercera persona en lo q puede experimentar como un tipo de coalición alienativa. Al llegar al consultorio se dara cuenta que no se le da el mismo rol que a la persona q lo llevo, y entenderá q hay un previo entendimiento entre ellos actuando en su contra. El sentimiento de traición presenta otros dos aspectos: primero, no es común q el q sugiere la internación pinte un cuadro realista, segundo cuando se lo interna sufre del despojo.
A los mediadores en el transito de un sujeto de status civil al status de paciente, como a los cuidadores cuando es paciente y esta en el hospital, les interesa q una persona responsable y allegada al paciente se constituya en su apoderado o guardian suyo. Asi esa persona se transforma poco a poco en su “curador”, y contribuye a q el proceso de transición se desenvuelva en forma ordenada.
Dado el rol determinante de la carrera de contingencias, hasta q la persona es hospitalizada no parece haber ningún medio seguro para pronosticarle tal destino, y puede q ni el se conciba q se esta transformando en un paciente mental. Pero puesto q hay q retenerlo en el hospital, contra su voluntad, se necesitan justificativos racionales. Asi se muestra q la enfermedad evoluciono a lo largo de su vida, y q de no hospitalizarse pueden pasar peores cosas. Si el interno quiere hallar algún sentido a la permanencia ahí y mantener viva la esperanza de q su persona allegada es buena, tendrá motivos para admitir la elaboración psiquiátrica.
Un aspecto fundamental en cada carrera es la perspectiva q de ella se traza la persona, cuando contempla su evolución retrospectivamente. La carrera del pre-paciente depende de esta reconstrucción.
El hecho de haber vivido una carrera de pre-paciente, q comenzó con una denuncia efectiva, es un elemento importantísimo en la orientación del paciente mental, q solo empieza a actuar a partir de la internación, donde el paciente comprueba q ha tenido una carrera de pre-paciente y ya ni eso le queda.

NOTA: Entonces… Esta en primer término las personas más allegadas al pre-paciente, en segundo término la persona que ha puesto al paciente de camino al hospital, y en tercer puesto los mediadores, la sucesión de agentes o agencias a los que el pre- paciente es transferido. El paciente suele sentirse traicionado por su familia y amigos.


• Etapa del paciente
Después de un tiempo de llegado, el paciente depone el abrumador esfuerzo de ausencia y anonimato y empieza a ponerse a disposición de la comunidad hospitalaria, para la interaccion social. Esto es “asentamiento. En cuanto el pre- paciente comienza a asentarse, su destino tiende a seguir el modelo de la institución. El ambiente y conjunto de normas del hospital psiquiátrico presionan al paciente para sentirse que después de todo, no es más que un caso patológico, que ha sufrido alguna especie de colapso social. El nuevo paciente se encuentra desposeído de una cantidad de sus afirmaciones, defensas, satisfacciones, y aprende en qué pobre medida puede mantener la imagen de si mismo.
Sistema de salas: el yo no se origina solo en la interaccion con los otros significativos, si no q es fruto, de las disposiciones q toma una organización para sus miembros. Las condiciones físicas de un establecimiento pueden usarse para moldear la concepción q una persona tiene sobre si misma. Y bien, el psiquiátrico es un caso extremo de esto, hace sentir al paciente mental en forma penetrante, persistente, y concienzuda la significación que sus ambientes tienen para el yo.
El sistema de salas asegura un alto grado de movilidad social interna, cada uno de esos movimientos conlleva una alteración drástica en el nivel de vida, y materiales q puedan usar para constituir el afianzamiento su yo. Desde el punto de vista actual, este sistema funciona como una especie de incubadora: los pacientes ingresan en condiciones sociales de primera infancia para pasar, al término de un año, a salas de convalecientes, en condiciones de adultos resocializados. Pero el concepto de socialización queda un tanto lejano de la mano de las instituciones que sé centran en coaccionar a los pacientes y absorberles su propia identidad. El yo del pre- paciente aumenta o disminuye de acuerdo a la afiliación que se entabla entre la persona más allegada y el entorno.
En un determinado momento de su carrera, el interno construye una imagen del curso de su vida (pasado, presente, futuro), y al hacerlo, elije, abstrae y distorsiona a fin de obtener una versión de si mismo q pueda exhibir ventajosamente en sus actuales circunstancias. Aca se da la función social clásica de las redes informales de relación entre pares: c/u sirve a los demás de auditorio para las historias q apuntalan a su yo.
Ahora bien, como hay una relación directa entre las dificultades q ocasiona un paciente y su versión personal de los hechos, el personal al desacreditar esta versión habrá facilitado q el paciente se avenga a cooperar. El interno debe “compenetrarse”, o fingir q lo hace, con la perspectiva de si mismo q tiene el hospital.
El personal conoce todos los aspectos de la conducta pasada del paciente, q permiten manejarlo con mas provecho para él y menos riesgos para los demás. Toda la info contenida en las historias clínicas es verdadera, pero también casi todas las vidas pueden contener los suficientes hechos denigrantes para justificar una reclusión. Y es verdad q las historias clínicas muestran las multiples formas en q el paciente es insano, pero se extraen ocasiones en las q pudo salir airoso. Importa q siendo ciertos hechos registrados, el paciente seguirá sometido a la misma presión cultural q induce a ocultarlos, mas amenazado aun porque ahora no puede escoger quien leera eso. Además están las reuniones del personal, donde se habla de los pacientes. Asi el paciente confronta con una imagen de el unificada bajo un enfoque común, y se sentirá victima de una conspiración general.
Además de estas pautas formales, está en el mas informal de los niveles, la conversación durante el almuerzo. Ahí se versa sobre anécdotas de ellos, y el nivel de murmuraciones se intensifica porque se da por sentado q todo lo q atañe al paciente incumbe al hospital.
Los hospitales psiquiátricos divulgan el tipo de información sobre cada interno qué este puede tener mayor interés en ocultar, y emplea a diario tal info, para desautorizar sus reclamaciones. Cada vez q el personal desbarata sus ficciones, fuerzan al paciente a reconstruirlas, y asi.
El hecho de tener los errores pasados y la evolución presente bajo vigilancia moral ajena provoca una forma especial de adaptación q consiste en una actitud desprovista de moral hacia los ideales del ego.
El interno va restando importancia a las destrucciones y reconstrucciones del yo, en la medida q se da cuenta q el personal y los demás internos son indiferentes a esto. Aprende q se puede ver una imagen justificable del yo como algo ajeno a uno mismo, algo posible de construir, perder, reconstruir a toda prisa. Se convence de q resulta viable asumir una posición (por ende un yo) al margen del yo q el hospital puede darle y arrebatarle. En este contexto moral, de q construye y lo destruyen, se desmoraliza. Y aprende en el hospital q el yo no es una fortaleza, sino una ciudad abierta. Después de haber sentido lo q significa ser definido por la sociedad como carente de yo viable, la amenaza q entraña eso queda debilitada. Asi el paciente escala una nueva altura cuando verifica q puede sobrevivir aunque actue de un modo q pueda destruirlo.
La carrera moral implica una secuencia normal de cambios en su manera de concebir los yoes, principalmente el suyo. Pueden tomarse en cuenta además las tácticas q adopta ante otros seres determinados, sea q se adhiera o no a esas actuaciones. Cada carrera moral, y cada yo, se desenvuelve dentro de los limites de un sistema institucional. El yo puede verse asi como algo q radico en las disposiciones vigentes para los miembros de un sistema social. En este sentido no es propiedad de la persona a quien se atribuye, sino inherente a la pauta de control social ejercido por ella y por los q la rodean. Este tipo de ordenamiento institucional constituye al yo.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

La Institución de la monarquía se podría considerar como institución cerrada?
-Lugar de residencia y trabajo (en la Zaruela viven y se hacen actos oficiales)
-Gran número de individuos en situación similar (rei Felipeix, reina consorte Letiia, princesa Leonor, Infanta Sofia...y toda la demás familia)también encontramos un número fijo de miembros que prestan servicio (ayudantes, cuerpo de seguridad...)
-Rutina diaria, actividades diarias estrictamente marcadas.
¿Podría ser una Institución cerrada pero con una visión distinta a la de Goffman no?

Anónimo dijo...

Gracias, esta muy buena, para complementar el conocimiento del libro la pelicula hombre mirando al sudeste complementa la dualidad presentada por el autor en el libro interno junto al personal al igual de la perdida de procesos identitarios en los internos. << Buen día >>>>

ANDRU LOLO dijo...

Gracias por tu aporte

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...